jueves, 6 de febrero de 2014

¡ME OFREZCO COMO TRIBUTO!

Pues sí, así me siento yo, como quien tiene que ir a luchar una batalla que sabe de antemano que está perdida... Me siento como Katniss en los juegos del hambre, y sinceramente me gustaría más sentirme como algún miembro del Capitolio, pero se ve que no puede ser.



Como comenté en mi entrada "el regreso..." , ahora mismo estoy en ese punto en el que después de operarme y buscar el embarazo durante 6 meses de manera natural (por recomendación del médico), debo decidir un proceso de fertilidad. Pero tengo un problema. Que cuál es? pues que no estoy segura de poder aguantar el proceso. Para las que no lo sabéis, los tratamientos de fertilidad van ligados a tratamientos hormonales, y eso es gasolina para la endometriosis. Está claro que no todas tenemos la misma endometriosis, pero mucho me temo que la mía es de las puñeteras.

Cuando me operaron la primera vez y no sabía muy bien que era esto de la endometriosis, estuve dos meses sin tratamiento, es decir, tuve dos reglas. En ese tiempo me salió otro quiste de 3 cm y varias adherencias, y reaparecieron los dolores, con más esplendor que antes de operarme. Como en ese momento no tenía claro que quisiera ser madre (al menos en ese momento), decidí tomar anticonceptivas sin descanso y así "dormir" la enfermedad. A los dos años me salió otro quiste, y después de dos años de meditación profunda sobre mi descendencia, decidí que era ahora o nunca. 

Dejé las pastillas, y a las dos meses de regla me puse como jamás he estado en mi vida, cuando no creía que me moría de dolor quería morirme sólo para que terminara. Tenía cólicos que duraban 48 horas, dos veces por semana, me estaba volviendo loca de dolor, no sabía dónde meterme, no sabía nada... entonces 3 meses después me operé y los dolores la verdad que se redujeron muchísimo. Pero claro, yo quería seguir intentando quedarme embarazada, bueno más que seguir, quería intentarlo porque hasta entonces no había tenido oportunidad casi. 

Pasados los 6 meses de rigor en los que te dicen que lo intentes de manera natural, he pasado también por 6 reglas y 6 ovulaciones. Resultado? pues que la regla cada vez me dura más, 6 días de media, pasada la regla días después aún siento dolor, cuando por fin remite y tengo un día de esos de " ¡dónde está el mundo que me lo como!" al día siguiente toca ovulación, y el dolor de la ovulación vuelve a durar una semana y cuando se me pasa entonces ya me toca la regla...y así me paso el mes. 

No sería tan malo si no fuera porque hace unos días en plena ovulación, volví a tener un cólico, sí, como los de antes de operarme. Es evidente que esta endometriosis mía es muy pero que muy puta. Es decir, en sólo 6 meses después de operarme estoy empeorando y me están volviendo los dolores insoportables que sufrí antes de dicha operación. Si ahora, mi única opción para ser madre es intentar una fecundación in vitro, con todo el tratamiento hormonal necesario para ello, pues claro, me lo estoy pensando muy mucho. 

Ya me dijeron que el embarazo en mi situación era bastante imposible, pero que podía probarlo claro. Entre las esperanzas que me han dado y sabedora de que probarlo significa empeorar significativamente mis dolores, tanto o más como antes de operarme por segunda vez, tengo serias dudas de si voy a ser capaz de aguantarlo, bueno tengo bastante claro que no voy a ser capaz. Pero claro, si no lo hago ahora, más adelante ya no podré. 

Es una de esas decisiones que pueden cambiarte la vida y de lo que te puedes arrepentir en un futuro. Quiero ser madre, pero tengo bastante claro que es casi imposible por muchos tratamientos que haga, también tengo bastante claro que si los hago me moriré de dolor y no creo ser capaz de soportarlo, también creo que en un tiempo me voy a arrepentir de no haberlo probado, pero si luego lo pruebo, no me quedo y vuelven esos dolores insoportables también me voy a arrepentir. Creo que haga lo que haga terminaré arrepentida, por eso digo que me siento como que voy a una batalla que se de antemano que va a estar perdida. 

Quizá debería decidir en función de que tiene "menos riesgo" o el "mal menor", pero no tengo muy claro que debería elegir entre "salud mental" y "salud física". 

¿Que decidiríais vosotras? ¿os presentáis también como tributos?


Besos. Endoguerrera.

Porfavor, clicka en la publicidad de abajo, necesitamos fondos para crear la asociación  de Catalunya, a ti no te cuesta nada y a nosotras nos das la vida! gracias!


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

2 comentarios:

  1. Hola bella Katniss! Como bien sabes yo estoy en pleno proceso de ovo donación, casi a punto de recibir a mis embrioncitos! Creo que ya lo sabes, pero por si no, te lo cuento igua; he pasado por dos laparoscopias y una laparotomía, también por tres tratamientos de FIV. En el primero lo hicieron mal, muy mal... hasta el punto de que casi se me llevan por delante de una peritonitis, ahí perdí al único embrión que este cuerpecillo mío tan ajado ha producido, y me consta que esa era la buena...
    Los dos intentos siguientes, con una cantidad industrial de hormonas, no hubo óvulos ni de lejos... La única opción a la que ppodía acceder según los médicos, y con el fina de preservar mi cuerpo en las condiciones actuales (que no estoy taaan mal), es esta.
    Lo meditamos mucho, mi hombre de confianza y yo, pero mucho mucho, y al final decidimos que sí, que si queríamos ser padres sería de la manera que la vida eligiera (total, tampoco nos quedaba otra...) y ahí estamos ahora. Debo admitir que el tratamiento para la receptora es bastante light, y que por el momento no me ha crecido mi quistecillo invasor (ese que te sale casi recién operada...). Ya falta menos de una semana para la transferencia embrionaria, estoy tan feliz y contenta que podría derribar un muro de una patada.
    No se lo que pasará, pero si estás buscando una manera de ser madre y las Fiv se te antojan el mismísimo Mordor (que lo entiendo) esta es una buena manera de llegar al objetivo.
    El proceso no es muy largo, y las garantías de embarazo son bastante más elevadas que con nuestros paupérrimos medios, la verdad. Una donante joven, sana y con unos maravillosos óvulos que yo imagino como los huevos mágicos de un dragón, parecen ser la fórmula de lograr un deseo que casi es una necesidad de vida.
    Para má info, ya sabes donde localizarme, muasss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Vanesa, me ha encantado tu frase: " estoy tan feliz y contenta que podría derribar un muro de una patada". Yo, como ya comentamos hace poco creo, no estoy preparada para la ovo-donación, no sé si llegaré a estar, de momento estoy en el proceso de aceptación, aunque tengo esa sensación, que imagino que todas en nuestra situación han tenido alguna vez, de que nunca podré aceptarlo del todo, espero que no sea así. Lo que no sabía es que para la ovo-donación no hacía falta tratamiento hormonal, o al menos no tanto como con la FIV, quiero ir al SomDex e informe de las opciones que puedo tener, porque además de la endo tengo la adenomiosis (endometrio infiltrado en el útero), así que el problema ya no sólo sería conseguir un óvulo decente, si no que se implante y se agarre bien. La verdad es que no sé nada de nada...la idea de extirparme el ovario (o más bien trozo de ovario) que me queda, cada vez cobra más fuerza, realmente es lo que más me duele y lo que me da los cólicos, si me lo extirpara pero me dejara el útero, siempre podría intentar hacer ovo-donación en un futuro, imagino... Por cierto Vane, la de la foto eres tú no? es la primera foto que veo de tí y me desprendes muchísima ternura, eres como muy "achuchable", así que ya sabes, en cuanto nos veamos achuchones varios!

      Eliminar

Gracias por participar!